Las hembras esperan, no buscan, no obstante nunca sepan que, como hace el caballero

Las hembras esperan, no buscan, no obstante nunca sepan que, como hace el caballero

Hemos analizado a la femina igual que relato del ena­moramiento, no como ligado del similar. Observamos que se prostitucion de la figuracion, generar la imagen que sirve Con El Fin De inspirar la creatividad. Lo que se ha llamado «la musa». Des­de el examen de la literatura el enamoramiento se vive de modo diferente en el macho que en la mujer. Resumiendo podri­amos hablar de que la mujer busca un poeta, alguien que le cante, que le mire. Este seri­a su ensueno. Seri­a viable que esta discrepancia este marcada por condicionamientos culturales y los roles sociales, sin embargo de hecho se proporcionan.

El estado de enamoramiento en la mujer se vive sobre ma­nera reservada, lo interioriza falto sacarlo exteriormente. Lo vive sobre una modo mas reflexiva, lo piensa mas desplazandolo hacia el pelo pierde parte sobre su potencia creadora. Con el fin de analizar el enamoramiento femenino he encontrado varias autoras que Posibilitan dar una vision de el similar, especialmente las poesias sobre Alfonsina Storni y Cartas de amor sobre la monja portuguesa Maria Alcoforado. Muchas partes sobre las escritos reflejan el apego apasionado. Las cartas sobre Maria Alcoforado podrian entenderse mas como cartas de entusiasmo, pero expresan vivencias que permi­ten entender el enamoramiento desde el genero feme­nino.

La femina percibe el enamoramiento igual que un suvenir que se realiza presente y no ha transpirado nunca tanto igual que un estado actual permanentemente. Lo situa afuera de su contexto vital, no dentro sobre el novio como ocurre en el macho, sino que lo tiene, lo deja a un aspecto, simplemente lo mira. Mientras que el hombre se sumerge en el novio desplazandolo hacia el pelo mira desde semejante estado, la mujer interio­riza este sentimiento, pero lo posee en mutismo, callada, al contrario perfiles lds planet que el macho que lo expande, lo lanza al universo. Las chicas lo expresan mas en diarios intimos, en cartas que luego guardan asi­ como no en novelas ni prendas literarias. La poesia sobre la chica es mas intimista. Al pensar en este senti­miento dudan sobre el, nunca adquiere el alcance sobre evidencia que en el hombre. De hecho las novelas sobre autoras femeninas suelen ser historias de amor, sobre convivencia, profundizando en las relaciones con la otra ser, falto inventarlas. La mujer nunca oculta el enamoramiento, No obstante tampoco intenta sobre justificarlo. Escribe Alfonsina Storni

Soy un alma desnuda en esos versos

alma desnuda que angustiada y sola

va dejando las petalos dispersos.

La chica vive el enamoramiento an estilo de derrota, no exalta este sentimiento, ni adora la forma que realiza de so­porte de esa figuracion. El caballero huye de esa «derrota» sobre lo irreal ante la inexorable certeza. La femina mira el ena­moramiento desde la leida. El caballero busca desde su vani­dad la cielo, mientras que la chica se situa en la posicion pobre, sin fanfarronerias ni conquistas, igual que en el caso de don Juan. La chica se ausenta de el ambiente, no lo recorre, se encierra en si. Adopta conductas sobre decoro, como la de guardarse en un convento o en un castillo, o en la vida de­dicada a su familia, desprovisto montar sobre la novia. La chica impide el universo, No obstante es mas sincera puesto que nunca interpone ninguna mascara de situarse en este estado sobre enamoramiento. Se notan responsable en el y se lo quiere acelerar de si. De hecho suele quedar escondido. En sus cartas escribe Maria Alcoforado «Conozco perfectamente mi destino asi­ como nunca tratamiento de vencerlo. Sere infeliz toda mi vida». Y no ha transpirado «Te ame neciamente… Tu solo buscabas la victoria». En la misma camino apuntan unos ver­sos de Storni

Peque, peque, buen hombre, peque como las rosas

que viviendo sin criterio posteriormente mueren sobre sed.

En mi libaron la totalidad de las rubias mariposas

fui riego, tierra, savia… hasta tejado desplazandolo hacia el pelo pared.

Se observa cierta dedicacion asi­ como paralisis ante su enamora­miento, falto intentar intervenir con el fin de que se desarrolle desplazandolo hacia el pelo crez­ca. Las chicas esperan, no buscan, aunque no sepan que, como realiza el caballero. Sobre todo, como trazo de el enamora­miento mujeril, esperan sin confianza. En cierta situacion dijo Carmen Rivera «Todas las chicas continuamente esperamos una carta que nunca llega, una carta inviable, sin embargo que nos permite examinar el buzon, esperando una esperanza».

En la mujer el enamoramiento nunca surge a modo sobre fle­chazo, de pronto, sino que es una forma que se va elabo­rando a modo que se piensa asi­ como repiensa carente tener un carac­ter decorativo, sino afectivo. La hembras se Normalmente juntar mas al objeto sobre enamoramiento, discretamente y no ha transpirado en general de­jan este estado al aspecto sobre un hueco interior que esperan que alguien ocupe. La mujer al amar aporta su enamoramiento, quiere juntar los dos aspectos.

Cuando le comente a malva que yo sentia el enamoramiento igual que querer rescatar a un princesa de las cuentos, ella me dijo que lo ve mas igual que un angel de la guarda, que le acompana, aunque que, sin embargo, nunca interviene en su biografia mental. Esta alli, solo. Ella jamas saldria a buscarlo, sabiendo que resulta una quimera, sin embargo, yo iria en su busca cabalgando en un caba­llo blanco, aun sabiendo que es una empeno, por no saber donde vive, ni quien seri­a.

Estudios de neurologia han demos­trado que con respecto a la comprension estetica en el varon interviene un solo lobulo cerebral, entretanto que en la chica los dos, lo cual implica que en las chicas se relacionan mas puntos y no ha transpirado la certeza y el yo se encuentran mas interconectados.

En la de sus cartas, la monja portuguesa expresa «es­cribeme mucho». Desplazandolo Hacia El Pelo Storni

Pude amar esta noche con piedad infinita

pude amar al primeramente que acertara a llegar.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *